ENTRETENIMIENTO

Conchita Wurst, la revelación de Europa (Video)

Conchita Wurst, la revelación de Europa (Video)

 

Conchita Wurst, la revelación de Europa

Conchita Wurst, la revelación de Europa

Conchita Wurst se convirtió en la revelación de Europa. Si a lo largo de la semana pre-eurovisiva ya había sido una de las participantes que más habían llamado la atención de Copenhague, la gran explosión llegó cuando le dio el triunfo a Austria en el 59º Festival de Eurovisión.

Conchita Wurst es, en realidad, un cantante de 25 años llamado Thomas Neuwirth, nacido en noviembre de 1988 en Gmunden, Austría.

En el año 2006, con solo 17 años, Neuwirth participó en un concurso de la televisión austriaca llamado Starmania, en el que logró quedar en segundo lugar. Ahora que algunos han comparado la canción Rise like a phoenix que le dio el triunfo en Eurovisión con algunas de las bandas sonoras de James Bond, es curioso saber que llegó a la final de aquel concurso interpretando Goldfinger, canción de la banda sonora de la película de James Bond con el mismo nombre. Otra de las coincidencias de esa etapa es que en el talent show le venció Nadine Beiler, que en el año 2011 también representó a Austria en Eurovisión. Como explica el portal Vertele, Tom se incorporó el año siguiente a una banda de música llamada Anders Jetz! Sin embargo, la música no fue suficiente para vivir y tuvo que trabajar como escaparatista.

Transformación

La transformación llegó en el año 2011, cuando decidió convertirse en Conchita Wurst. Ahí empezó a crear su personaje, tanto físicamente como otorgándole una historia: en su relato cuenta que su madre es una actriz colombiana y que le habían dado el nombre de Conchita para honrar a una pariente barbuda. En su biografía oficial asegura que hay “dos corazones” latiendo en su pecho y que “son un equipo trabajando en sincronía”. En la misma también afirma que creó el personaje de Conchita como “una declaración de intenciones en busca de la tolerancia y la aceptación: no trata sobre las apariencias, sino sobre el ser humano”. “Todo el mundo debería vivir su vida como quiera”, afirma. De hecho, tras ganar el certamen el pasado sábado dedicó su triunfo a “quienes creen en un futuro sin discriminación”.

En sus comienzos como Conchita Wurst (un apellido con un toque irónico, ya que wurst significa salchicha en alemán), Tom Neuwirth ya se presentó a un concurso, Die Große Chance (Mi gran oportunidad), en el que quedó sexto. En 2012 fue cuando intentó poder representar a su país en Eurovisión y quedó segundo. Hasta otoño de 2013, el comienzo de su triunfo, momento en el que fue elegido por la televisión austríaca para actuar en el festival.



ENTRETENIMIENTO

Más en ENTRETENIMIENTO

Copyright © 2017 Tiempo Libre Publicaciones